You are here: HomeTrasladar a los animales

Trasladar a los animales

Un manejo de animales humanitario depende en gran medida de la habilidad del ganadero. Los buenos operarios de manejo animal tienen en cuenta el comportamiento natural de los animales, reaccionan ante ellos de un modo calmado y los trasladan persuadiéndoles de que avancen. Los animales pueden ser impredecibles y difíciles de trasladar en un entorno desconocido; los buenos operarios de manejo animal lo entienden y ajustan su forma de trabajar adaptándose a los animales.

Trasladar a los animales hacia y desde los corrales

Asegúrese de que todas las puertas estén en posición y de que las mangas estén libres de obstáculos y distracciones. Traslade a los animales siempre en grupos de un tamaño manejable. Trasladar a los animales en grupos pequeños facilita el control y el avance. Si traslada un gran número de animales juntos y algún animal se muestra reacio, se puede convertir en un problema grave ya que es difícil acceder a la cabeza del grupo con el fin de hacer que vuelva a avanzar. Esto puede provocar frustración y dar la tentación de coaccionar a los animales de la parte de atrás. Esto es inapropiado y el uso de punzones eléctricos en estas circunstancias sería ilegal en algunos países.

Lugar de venta

Los animales en el lugar de venta son más difíciles de manejar de lo normal. Son mucho más proclives a mostrarse impredecibles y animales habitualmente dóciles pueden volverse peligrosos. Es importante que solo las personas esenciales estén presentes en el lugar de venta: nadie más que el ganadero y/o el propietario. Una vez en el lugar de venta, se debería alentar a los animales a avanzar, pero los buenos operarios de manejo podrán hacerlo con muy poco movimiento propio. En el caso de ovejas y terneros, cuando los compradores tienden a congregarse en el punto de venta para valorar a los animales, esta práctica debería ser controlada por los operarios y estar restringida al menor número posible de personas. Muchos mercados rechazan actualmente esta práctica. No es solo que las personas supongan una distracción y un obstáculo para los animales, sino que también pueden poner nerviosos a los animales que serán más proclives a intentar escapar y lesionarse. En todas las circunstancias, la entrada y la salida del lugar de venta se deberían mantener despejadas de gente para que los animales puedan entrar y salir libremente del lugar de venta.

Lugar de venta

Siguiente: Ayudas al manejo

Back to top