Retirada de las carcasas 

Es importante que, cuando se haya matado a los animales en una granja o en otras situaciones fuera del matadero, se retiren las carcasas adecuada y rápidamente. Aparte de las implicaciones obvias para el medio ambiente, la salud pública y como fuente de enfermedad, a menudo también es un requisito legal. Por tanto, además de cumplir con la legislación vigente en materia de armas de fuego y de recibir formación para obtener las habilidades necesarias para matar animales de un modo humanitario, el operario debería contar también con un procedimiento estipulado para la retirada de la carcasa antes de sacrificar al animal.  Sin embargo, se acepta que quizá esto no sea posible en caso de una emergencia. Recuerde también que si sacrifica a un animal grande, por ejemplo un caballo, en un espacio confinado, como un establo, debe retirar la carcasa con inmediatez. Si se deja allí durante demasiado tiempo, entrará en rigor mortis y será difícil de sacar.

La legislación en materia de retirada de carcasas varía de unos países a otros. Los operarios deberían tener cuidado de asegurarse de que cumplen con las leyes locales y nacionales pertinentes.

Dependiendo de las circunstancias, entre las opciones de retirada de la carcasa se encuentran:

  • Transporte a un matadero, asegurándose de cumplir toda la legislación pertinente en materia de higiene alimentaria.
  • Recogida por parte de o entrega a una persona encargada de la recogida y eliminación de residuos animales para su retirada
  • Recogida por parte de o entrega a un incinerador con licencia

Otras opciones disponibles para la retirada de la carcasa en una granja incluyen el enterramiento o la incineración. Ambas opciones pueden estar sujetas a legislación nacional. Compruebe con su autoridad local antes de proceder a eliminar una carcasa en una granja usando estos métodos.

Back to top