Posicionamiento

Para que se produzca la muerte inmediata, la bala o carga de disparo debe ser administrada en la parte correcta del cráneo. En la mayor parte de animales esta es la región frontal de la cabeza. Los lugares y las direcciones de impacto ideales difieren entre especies de acuerdo a determinadas características físicas. Cuando se utiliza un proyectil libre, el proyectil debería detenerse idealmente en la parte superior de la espina dorsal; cuando se usa una escopeta, los perdigones deberían dispersarse dentro del cráneo destruyendo por completo el cerebro.

 

 

Siguiente: Caballos

Back to top