Desangrado

Los animales se pueden recuperar plenamente de un aturdimiento limitado a la cabeza que no provoque paro cardíaco. Por tanto, se debe desangrar a los animales en los siguientes 15 segundos del aturdimiento para garantizar una muerte rápida. Incluso si la intención es matar al animal por paro cardíaco, es bueno practicar el desangrado inmediatamente por si el paro cardíaco no se produce. Un desangrado rápido y a tiempo es esencial tanto para el bienestar animal como para la calidad de la carne.

El desangrado implica el corte de las arterias carótidas y las venas yugulares o los vasos sanguíneos de los que surgen. Es importante cortar limpiamente todos los principales vasos sanguíneos (Figura 17) para garantizar que la pérdida de sangre sea rápida y profusa. Se ha demostrado que para todas las especies de carne roja, sea cual sea el tipo de aturdimiento eléctrico que se utilice, el método más efectivo de desangrado es el de incisión en el pecho, que corta todos los principales vasos sanguíneos cerca del corazón. Esto logra una pérdida inicial de sangre rápida y permite que se produzca antes la pérdida de función cerebral. La incisión siempre se debería realizar con un cuchillo afilado de al menos 12 cm de longitud.

Figura 17 Suministro de sangre en animales de carne roja

 

Siguiente: Bovinos y terneros

Back to top